Poder Judicial celebra 196 aniversario de la independencia de Costa Rica

Con bailes típicos, dramatizaciones culturales y una reflexión sobre el papel trascendental del Poder Judicial en el proceso de construcción de nuestra democracia, se celebró este jueves 14 de setiembre, el 196° aniversario de la independencia de Costa Rica.
“Hoy a 196 años de independencia patria, podemos sentirnos profundamente orgullosos porque tenemos una oportunidad histórica, desde nuestro espacio de trabajo y unidos como una gran familia institucional, de continuar con el legado de nuestros predecesores, quienes con la Bendición de Dios, pudieron marcar el derrotero de lo que hoy representa el Poder Judicial para la sociedad costarricense”, afirmó el Presidente de la Corte Suprema de Justicia, Carlos Chinchilla Sandí.
“Nunca debemos olvidar, que la fundación de la Segunda República y su adopción de un sistema de garantías sustentado en la equidad social y el proceso nacional, implicó a su vez la redefinición del Poder Judicial para hacerlo acorde a las nuevas exigencias de esos tiempos en los cuales una nueva ciudadanía tendría la libertad para demandar la salvaguarda de sus derechos”, agregó Chinchilla Sandí, quien además instó a toda la familia judicial a mantener los más altos estándares de servicio público y de trato considerado para las personas usuarias del Poder Judicial, al indicar que “… la legitimación, la confianza que tiene la sociedad costarricense en el Poder Judicial, es algo que debemos valorar y cuidar como nuestro tesoro más preciado”.


La actividad contó también con una reflexión por parte del magistrado de la Sala Segunda y Presidente de la Comisión de Ética y Valores, Luis Porfirio Sánchez, quien destacó que “… Vivir en Costa Rica es un privilegio, porque nuestra patria nos da la posibilidad de construir un destino sin depender de poderes extranjeros, nos concede la oportunidad de elegir a nuestros gobernantes, opinar libremente sin sanción alguna y trabajar por aquello que deseamos sin ninguna limitante. Este es un lugar maravilloso donde las personas crecen y se desarrollan con la firme convicción de que serán libres e independientes, sin yugo opresor que los aflija o los condicione; y ésta ha sido una conquista social alcanzada progresivamente con esfuerzo, sacrificio y unidad”.
El magistrado Sánchez resaltó la importancia de celebrar estas fiestas patrias y de conservar los más altos valores en el Poder Judicial, al señalar que “se celebran 196 años de vida independiente y jamás debe alejarse de nuestra memoria lo que significa celebrar esta fecha tan preciada. Vivir en este país, se convierte en una gran responsabilidad y al celebrar la independencia recordamos, que como pueblo libre, debemos ser responsables de corregir lo que está mal. El Poder Judicial es un bastión indispensable de cualquier democracia y no podemos olvidar, que al hacer el trabajo con compromiso, honradez y responsabilidad, fortalecemos esta democracia, ya casi bicentenaria”.
El acto cívico inició con la entonación del Himno Nacional, y se desarrolló en medio de dramatizaciones culturales a cargo de los servidores judiciales, Alonso Masís Mora y Andrea Valerín Arroyo, bailes típicos del grupo folklórico “Leyenda” y la presentación musical de la Marimba Alegre.
La actividad fue promovida por la Comisión y la Secretaría Técnica de Ética y Valores del Poder Judicial y contó con la participación de magistrados y magistradas, integrantes del Consejo Superior, representantes de los diferentes órganos superiores, servidores y servidoras judiciales y público en general y se realizó en el vestíbulo del Organismo de Investigación Judicial.