Esto es lo que establece la reforma procesal laboral sobre las huelgas

Fuente:

Ya entró en vigencia.  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.07 de agosto, 2017 

La legalidad o no de una huelga se debe de establecer según el Código de Trabajo y precisamente este se modificó recientemente con la entrada en vigencia de la Reforma Procesal Laboral.

Uno de los puntos que se modificó más es el título sexto, donde se dan las reglas claras para que los trabajadores puedan o no realizar un movimiento de huelga.

“Lo que tenemos ahora son reglas claras, las cuales no teníamos desde 1943, porque con el tiempo se han venido eliminando normas por parte de la Sala IV, y en muchos casos la huelga quedó sin artículos”, indicó Erick Briones, director nacional de Inspecciones Laborales.

Dentro de lo que se establece y más ha llamado la atención, destaca el artículo 371, donde se indica que:

“La huelga legal es un derecho que consiste en la suspensión concertada y pacífica del trabajo, en una empresa, institución, establecimiento o centro de trabajo, acordada y ejecutada por una pluralidad de tres personas trabajadoras, como mínimo, que represente más de la mitad de los votos emitidos conforme al artículo 381, por los empleados o las empleadas involucrados en un conflicto colectivo de trabajo”.

Esto significa que el 50 % de los trabajadores o bien de los afiliados al sindicato deberán de aprobar la realización de esta para que se pueda llevar adelante.

También se determina la prohibición de un movimiento de este tipo en los servicios públicos que, según lo establecido en el artículo 376, tengan relación con:

-Transporte ferroviario, marítimo y aéreo
-Labores de carga y descarga en muelles y atracaderos
-Viaje de cualquier otra empresa particular de transporte, mientras éste no termine
-Trabajadores que sean absolutamente indispensables para mantener el funcionamiento de las empresas particulares que no puedan suspender sus servicios sin causar un daño grave o inmediato a la salud o a la economía públicas, como son las clínicas y hospitales, la higiene, el aseo y el alumbrado en las poblaciones.

También es importante tener claro que, antes de ir a huelga, deben de haber agotado alguna de las alternativas procesales de conciliación.

En caso de que estas condiciones no se cumplan, el patrono podría solicitar la ilegalidad de la huelga y, de darse, entonces se podría aplicar lo que establece el artículo 379.

“La terminación de los contratos de trabajo o, en su defecto, el rebajo salarial o cualquier tipo de sanción, solo será procedente a partir de la declaratoria de ilegalidad de la huelga.”

Estas son las nuevas reglas para aplicar una huelga, con el fin de que los trabajadores puedan hacerse escuchar.