Aumento de aportes de los pensionados de lujo

Fuente:

 
EDITORIAL.  Lunes 9 de setiembre del 2019

 

Ojalá la iniciativa para moderar los excesos, planteada por la legisladora Xiomara Rodríguez, del Partido Restauración Nacional, sea acogida por el plenario.

Es preciso poner un candado a la creación de nuevos regímenes de privilegio y asegurarse de que el de Invalidez, Vejez y Muerte de la CCSS rija para todos por igual.

Los pensionados de lujo son un grupo privilegiado de exfuncionarios, cuyas jugosas pensiones mensuales son muy superiores a lo justificado actuarialmente por las contribuciones a sus respectivos regímenes. Las diferencias entre lo cotizado y el monto de la jubilación son cubiertas con recursos del presupuesto nacional. Los beneficiados reciben pensión de los regímenes del Gobierno, exdiputados, Poder Judicial y el transitorio de reparto del magisterio nacional. El monto bruto de alguna de esas jubilaciones asciende a ¢14 millones mensuales, lo cual contrasta con los promedios pagados por el Régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) de la Caja Costarricense de Seguro Social.

Si bien esas pensiones son objeto de una “contribución solidaria” y pagan impuesto sobre la renta, los aportes son muy reducidos, meramente simbólicos, pues el fisco solo recupera un 0,8 % del gasto total de los citados regímenes. Expertos en la materia calculan que la contribución solidaria, impuesta sobre los montos elevados, llegaría, mediante tasas progresivas, hasta el 55 % de las mensualidades por encima de un límite razonable, como serían los ¢2,2 millones incorporados a una de las propuestas recientes.

La Comisión de Asuntos Sociales de la Asamblea Legislativa, por unanimidad de sus miembros pertenecientes a diversas fracciones, aprobó un proyecto de ley para elevar el monto de las contribuciones solidarias. Según sus impulsores, la norma Cookies y privacidad Usamos cookies para registrar las visitas en nuestro sitio y para mejorar su experiencia. alcanza a unas 3.700 pensiones, de un total cercano a las 65.000. El ahorro continuaría siendo bajo porque la medida rige a partir de los ¢2,2 millones citados y las tarifas máximas solo incluyen los montos superiores a los ¢5 millones. Sin embargo, la legislación apunta en la dirección correcta.

Las pensiones de lujo incrementan la desigualdad. Hoy, reciben pensiones elevadas exfuncionarios de los sectores de la educación y del Poder Judicial, entre otros. Dicho de otra manera: el propio gobierno, mediante su política de gasto, genera desigualdad, cuando la lógica indica que el gasto público, más bien, debe contribuir a reducirla. No sin razón la mayoría de los costarricenses ven con recelo nuevas cargas de impuestos para financiar un gasto público mal dirigido

Ojalá la iniciativa de la legisladora Xiomara Rodríguez, de Restauración Nacional, acogida por colegas de los partidos Liberación Nacional, Nueva República, Acción Ciudadana e Integración Nacional, sea aprobada por el plenario. Pero, sobre todo, es preciso asegurarse de que este tipo de aberraciones, todas contenidas en leyes, pasen a la historia. Una forma de lograrlo es poner un candado a la creación de nuevos regímenes de privilegio y asegurar que el de Invalidez, Vejez y Muerte cobije a todos por igual.

El IVM tiene características que lo hacen ideal en materia de política pública. Por un lado, hay pensiones mínimas razonables y costeables. Por otro, ja un límite superior y contiene un componente de solidaridad. Esto es lo que debe prevalecer y, para quienes deseen en sus años otoñales recibir un monto superior de pensión, existen opciones como las anualidades ofrecidas por las compañías de seguros de vida o el Régimen Complementario de Pensiones, el cual, más que un fondo de retiro, debería verse como una adición al monto base pagado por el IVM.