Jefa de Presupuesto Nacional: El gasto público crece sin medir resultados

Fuente:
Sección: NACIONAL

ACTUALIZADO EL 15 DE AGOSTO DE 2017 A LAS 06:00 AM

La directora de Presupuesto Nacional, Marjorie Morera, lamenta que el gasto público sea "incrementalista" y que crezca año tras año presionado por obligaciones constitucionales y legales. Ella considera que su comportamiento debería depender de la medición de resultados.

Morera asegura que, bajo esa lógica, el Presupuesto Nacional no sería tan rígido y se podrían mover recursos de una partida a otra según las necesidades del momento.

Históricamente, el gobierno solo dispone de un 5% de su plan de gastos para invertir en aspectos que no sean obligaciones ineludibles.

Ella también cuestiona la creación de instituciones y la asignación de nuevas tareas al Estado sin que se suministren nuevas fuentes de financiamiento.

A continuación la entrevista que la jerarca del Ministerio de Hacianda concedió a un equipo de La Nación:

-¿Un gobierno en realidad de lo que puede disponer es del rubro denominado "otros gastos"?

Es un margen de maniobra que ronda el 5% del presupuesto. Eventualmente, hay una discrecionalidad para asignar algunos de los recursos, lo demás está previamente asignado tanto por la Constitución como por leyes que asignar recursos a las instituciones.

-¿Aún dentro de ese 5% hay otras obligaciones ineludibles?

En realidad dentro de ese rubro, que está para atender bienes y servicios de la gestión de todo el resto de ministerios que no son del sector Educación y del Poder Judicial, por ejemplo, hay otras transferencias que van para instituciones que a través del tiempo fueron creadas mediante leyes, las cuales establecieron que el financiamiento de esas instituciones se iba a dar mediante una subvención o una transferencia de gobierno y mediante esa transferencia es que se financian esas instituciones para su gestión.

-¿Son muchas?

Sí, son bastantes, tenemos todo el sector cultura que tienen muchos órganos desconcertados, tenemos el Ministerio de Agricultura, el Ministerio de Ambiente y Energía (Minae) que tiene el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac).

A lo largo del tiempo se han creado una serie de instituciones, sobre todo órganos desconcentrados, que buscando esa independencia del presupuesto, se han aprobado esas leyes pero sin una fuente de financiamiento, entonces siempre han recaído sobre el Presupuesto Nacional.

-¿Esta estructura qué tanto está estrechando la inversión en infraestructura, exceptuando Educación y Poder Judicial?

Obviamente que hay una restricción general para inversión; sin embargo, la inversión tiene la posibilidad de financiarse con recurso externo, que ha sido el mecanismo para asignar más recursos para inversión, a través de préstamos y recursos externos.

-Pero eso a su vez presiona a la deuda.

Sí, pero está financiada, hay una recuperación de esa inversión, esa inversión va a generar una serie de beneficios.

-¿En el Poder Judicial se da más de lo que dice la ley?

La Constitución asigna al menos el 6% de los ingresos corrientes. Se ha asignado más (el 9,5% en el 2017), pero también hay que considerar que el Poder Judicial ha asumido otras funciones que no son puramente las judiciales, como el OIJ, el Ministerio Público, la Defensa Pública, y ahora asumió el programa de Víctimas y Testigos.

-¿Tiene sentido encadenar gastos del gobierno central al PIB o debería ser a sus ingresos?

Debería ser a sus ingresos, ahora, los ingresos del gobierno están muy relacionados con la evolución que tiene el PIB, ahí se considera que es por ese aporte a la producción que se vincula de alguna manera.

-¿No debería ser más por resultados?

Sí, la asignación debería ser por otros criterios, si uno no tuviera estas leyes debería asignarse con otros criterios que no son financieros, que no estén atados a los ingresos, o sea, que la misma asignación que hay de recursos, de leyes, se puedan asignar con otros recursos y no sencillamente porque la ley dice que del impuesto tal se lo tiene que dar tal porcentaje, sin que se analice si esos recursos son suficientes o no, si cumplieron la función para la cual se creó, si con esos recursos se logró lo que se pretendía, sino que quedan permanentemente.

-¿Ustedes ya están trabajando en presupuestos por resultados?

Estamos trabajando para aplicarlo, es un proceso que en todos los países se ha venido implementando. En términos de gestión por resultados, hay un componente que es el de presupuesto por resultados y nosotros estamos trabajando en presupuesto por resultados, logrando con eso, pasar de un presupuesto que es incrementalista donde usted considera esa asignación de recursos nada más desde el punto de vista financiera a una asignación por resultados, donde se compromete con producción, con resultados, y con base en eso se asignan los recursos. Es un cambio en la asignación de los recursos.

-¿Requiere una reforma legal?

No, eso es dentro del proceso de formulación que pasa por fortalecer la parte de planificación institucional, donde la institución sí identifica cuál esa producción, en qué se están comprometiendo, qué es lo que van a entregar a la ciudadanía y con base en ese se da una asignación de recursos que cambiaría, o sea, es transitar de un presupuesto que tradicionalmente ha sido incrementalista o un presupuesto por resultado.

-¿Pero este sistema implica un castigo para quien no da resultados?

No diríamos un castigo. ¿Qué le digo?, si hay un programa social que no está dando los resultados, significa que hay que hacer una intervención en ese programa porque puede ser que hayan programas que usted sencillamente no puede decir que no le va a dar más recursos, pero sí donde hay que intervenir porque no están funcionando, obviamente la asignación podría darse más hacia quienes efectivamente estén mostrando esos resultados, que realmente es lo que la población necesita y lo que van a entregar esas instituciones es salgo que va a cambiar la calidad de vida de la gente.

-¿Pero si el sector educación no da resultados, ustedes no pueden tomar el presupuesto porque constitucionalmente dice que es el 8% del PIB?

Bueno, es tema de la rendición de cuentas porque ahí se va a evidenciar con indicadores que realmente demuestren que la asignación de los recursos está teniendo el resultado que se espera. Entonces, a nivel interno y a nivel de asignaciones, esto nos lleva precisamente a la rendición de cuentas.

-Lo que habría es información para que el ciudadano sepa qué se cumplió o qué no se cumplió...

Si usted tiene información y tiene indicadores, usted puede rediseñar el programa o asignar los recursos a otro programa que sí va a tener mejores resultados, pero a nivel institucional.

-¿Por qué genera tanto cuestionamiento la asignación al PANI, si en teoría ya tiene una fuente de financiamiento, tiene recursos del impuesto sobre la renta?

Los recursos del PANI como viene de un parámetro, es un parámetro porque viene del impuesto sobre la renta, pero cuando se crea ese destino no existía esa fuente financiamiento, de ahí que el Gobierno venía asignando según sus posibilidades recursos para el PANI. Si usted ve en la serie de diferentes años, puede ver que se le han venido incrementando los recursos al PANI ante la imposibilidad y la estructura de gasto que ya conocemos. ¿Qué pasa? Hay dos resoluciones de la Sala IV donde obligan al ministro a cumplir con ese giro. Es una orden. Por eso, para el 2017 ya se incluyen en el presupuesto.

-Pero no se creó una fuente nueva de financiamiento.

No se creó una fuente nueva. Al impuesto sobre la renta ni se le aumentó la tarifa, ni la cobertura.

-Entonces, ¿quién salió perjudicado?

Un faltante para el gobierno.

-¿Pero dónde se refleja? ¿O se financia con más deuda?

Dentro de toda la estructura de gastos hay que acomodarlo. Ahora, no digamos que es el caso del PANI donde todos los recursos que vienen a atender niñez y adolescencia son importantes, sino hablando de términos generales, la asignación de recursos se tiene que hacer bajo otros criterios. En su momento pueden ser muy justificable la atención de esos programas pero también con el tiempo hay otras necesidades y se pueden reorientar los recursos y no que queden como obligaciones permanentes.

-Con este presupuesto ordinarios que incrementa el presupuesto del PANI para cumplir una sentencia judicial, sin una nueva fuente de financiamiento, ¿quién salió damnificado? ¿De dónde se tomó dinero para financiar esa alza?

De la deuda, eso está financiado con deuda.

-Por mucho más de lo que fue la polémica de las pensiones de la Jupema. ¿Es otro de esos proyectos que vienen a desangrar las arcas del Estado, en el sentido de que se crean nuevos gastos, pero sin fuente de financiamiento?

Una ley que no tenga su fuente de financiamiento implica que usted de lo que tiene, tiene que darle financiamiento y entonces, o me da los recursos o descobija algo para darle algo a ese financiamiento, porque no los tienen. Si es una ley que crea una institución, eso va con cargo al Presupuesto Nacional, usted no está teniendo recursos adicionales.

-¿El presupuesto del 2018 vendrá igual de rígido?

La rigidez es la misma y hay que sumarle el impacto de nuevas leyes.

-¿Convendría pensar en un replanteamiento de esta estructura?

El tema del fraccionamiento presupuestario es una de las cosas que tiene ese impacto, donde usted tiene una serie de transferencias que van a otras instituciones donde los presupuestos son aprobados por la Contraloría, donde no tenemos un presupuesto público, donde no tenemos un presupuesto único, donde usted pueda asignar los recursos donde muchas veces esas instituciones tienen los recursos en caja única, sin ejecutar. Si esas instituciones estuvieran dentro del presupuesto, se va ejecutando los recursos igual que se ejecuta en los ministerios, de manera que consigna solo que se ejecutó hasta diciembre, pero cuando va vía transferencia, se corre el riesgo de que la transferencia se gire y los recursos no se han ejecutado por la institución. Entonces, desde el momento que usted los gira, pasan a ser patrimonio de la institución, ya salen del presupuestario.