Investigación de OIJ deja dudas sobre asesino

Fuente:

Guillermo Hernández, agente de la Sección de Homicidios del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), llegó a testificar al juicio por la muerte de la turista venezolana Carla Stefaniak.
El oficial dejó entrever que el trabajo de indagación que hicieron no fue el óptimo y eso prácticamente puso con un pie en la calle al principal sospechoso del crimen: Bismarck Espinoza Martínez.
Relató que no hay duda que a la joven la mataron en Villas Le Mas, donde estaba hospedada en la villa 8, por las gotas de sangre halladas y las pruebas de luminol.

EN DUDA SI BISMARCK LA MATÓ

Hasta hoy se sabe que el cuerpo de la turista fue encontrado en Villas Le Mas, pero una hipótesis comienza a correr en el aire de los litigantes en el debate: con la mala investigación hecha por el OIJ deberían preguntarse si en realidad tienen al verdadero culpable en el banquillo de los acusados.
Se cuestionan si Bismarck es tan solo el chivo expiatorio que necesitan para limpiar su imagen con un posible fallo contra el nicaragüense.
Uno de los supuestos yerros es que las 3 muestras recolectadas en el lugar de los hechos no fueron suficiente para establecer un resultado con el perfil de la víctima.
Las villas estaban llenas al momento del asesinato, pero al descartar a los posibles sospechosos el OIJ desechó a las parejas extranjeras que estaban en el lugar únicamente revisando su perfil de Facebook, como si por ese medio iban a confesar algún crimen.
Guido Núñez, abogado de Bismarck, le preguntó al agente Hernández sobre el perfil criminológico del huésped de la villa 3, ya que este tenía al menos dos causas por violencia doméstica, una de ellas contra su hermana, y se desplazaba en una scooter.
Incluso cabe mencionar que la villa 3 estaba apenas a 30 pasos de la villa 8, donde se hospedó Carla, más cerca que la 7 -donde vivía Bismarck-, pero aun así dejaron en libertad al ocupante de la misma, sin hacer un análisis profundo.

NO VIERON VIDEOS

También el abogado de Bismarck le solicitó al tribunal ver varios videos donde se observan vehículos cruzando la zona, los cuales fueron grabados por las cámaras de otros sitios.
Esto lo hizo porque en el OIJ señalaron que ningún auto pasó por ahí a la hora del homicidio y mucho menos el carro negro en que según Bismarck se fue Carla.
Para sorpresa del agente Hernández, en el video se observa un automotor negro y cuando Núñez le consultó si conocía del video, el oficial dijo que no. Añadió que él revisó uno en que la cámara enfocaba hacia la acera y parte de la calle.
De ahí que Núñez advirtió que ya se están empezando a despejar los nublados del día y la acusación tiene muchas contradicciones importantes precedida de una investigación deficiente.
“¡Cómo puede ser que un investigador revisa el trabajo de otro colega que hable de videos de vigilancia que se pueden tener del lugar y que diga que no lo conoce! O sea, no los identifica y es el único video que hay.
Además de eso, hablan del ingreso de un solo vehículo y en los videos -por lo menos de los que pudimos ver que él decía que no lo conocía- se puede ver el ingreso de al menos dos vehículos a esa hora, uno de esos era un Toyota negro (tal como dijo el imputado)”, acotó el abogado.
Otro posible error sería que Jorge Alberto Medina, el otro guarda a quien Bismarck le dijo que Carla se había ido en un Uber negro a las 5:30 a.m., fue deportado por la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME).
El hombre tenía estatus irregular, pero la DGME no consideró que era testigo de un homicidio en nuestro país.
“Es una barbaridad que el Ministerio Público en su momento no pudiera prever un testigo que ellos pudieran utilizar para esta causa, existen remedios incluso en la Ley de Migración para que se hubiera pedido con un juez un estatus provisional de este señor para que viniera a declarar al juicio.
Sin embargo no hicieron las gestiones, no se trajo al testigo y no vamos a seguir prolongando en una prueba que fue el propio Ministerio Público y los querellantes que lo ofrecieron pero no lograron traerlo”, concluyó Núñez.
Hoy se tendrá la versión de otro investigador del OIJ.