Juzgado suspende a notario Marco Castillo por casar a dos mujeres y deja sin efecto matrimonio

Fuente:
  • Abogado registró la unión en 2015 porque una de las contrayentes aparecía como hombre en el Registro Civil, debido a un error; gura de vínculo entre personas del mismo sexo estaba prohibida por Código de Familia

El Juzgado Notarial suspendió por 13 años para ejercer su profesión al abogado Marco Castillo Rojas como responsable de haber efectuado un matrimonio entre dos mujeres, en julio de 2015. Se trata de un fallo de finales de enero recién notificado a Castillo, conocido activista de los derechos de la población sexualmente diversa y actual presidente de Diversidades LGBTIQ+Costa Rica.

El hecho que dio origen a la sanción ocurrió el 25 de julio de 2015 aunque se dio a conocer cuatro meses después.

Fue en noviembre de ese año cuando se divulgó el matrimonio entre Jazmín Elizondo y Laura Flores-Estrada, vínculo que se efectuó porque una de las contrayentes aparecía inscrita erróneamente como hombre en el Registro Civil.

Ese error registral fue aprovechado para realizar el matrimonio, pues este tipo de unión entre personas del mismo sexo está prohibido por el inciso 6 del artículo 14 del Código de Familia.

Por esta razón, cuando el hecho trascendió, Castillo y las contrayentes se enfrentaron a una causa penal, mientras que el abogado a una investigación por su actuación como notario.

Penalmente, la causa por falsedad ideológica (incluir información falsa en documento público) fue archivada por atipicidad de las conductas, en febrero de 2019, es decir, un año después de que la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) emitiera una opinión consultiva que ordenado al Estado de Costa Rica igualar los derechos para la población sexualmente diversa, entre ellos el matrimonio.

No obstante, la investigación para el notario continuó y derivó en la sanción contra Castillo y la orden de cancelar los asientos del matrimonio en el Registro Civil.

“Al incumplir deberes legales, de conformidad con el numeral 139 del Código Notarial, se incurre en faltas graves que conllevan una pena de suspensión, pues ese numeral dispone que este tipo de sanción procede en todos los casos en que la conducta del notario perjudique a las partes, terceros o la fe pública, y también cuando se incumplen requisitos, condiciones o deberes propios del ejercicio del notariado, contempladas en las leyes o resultantes de las disposiciones emanadas de las autoridades públicas, en el ejercicio de competencias legales; lo que sin duda se dio en este caso”, señala el fallo del juez Francis Porras León.

Según dijo Castillo, la tarde de este lunes, se trata de una resolución de 90 páginas, que le parece “incoherente”, pero no le sorprende del todo.

“No sé qué decir. Me parece absolutamente incoherente. Yo me lo sospechaba por la forma en que el juez hizo los interrogatorios, fue muy rara. Por ejemplo, le preguntó a una de ellas (contrayentes) que si la aceptaban o no en su familia, cosas como que no”, dijo el notario a La Nación.

El abogado armó que daría más declaraciones cuando conociera a detalle el fallo del juez Francis Porras, quien atendió la denuncia contra el notario.

De acuerdo con la resolución, se impone una suspensión de tres años del ejercicio del notariado “por la celebración de ese matrimonio simulado”. Se suman 10 años más de suspensión “por la gravedad del hecho para el que se prestó el notario”.

Y por último, una sanción de un mes porque en la escritura de la unión civil “se oculta un nombre para que el Archivo no sospeche de los nombres de dos mujeres”.

La Nación trató de conocer el criterio de Elizondo y Flórez-Estrada, a quienes Castillo casó, sin embargo, indicaron que no darían declaraciones.

La Dirección de Notariado había advertido en 2015 que Castillo se exponía a la suspensión del ejercicio de su profesión, pues el Código de Familia únicamente permite el matrimonio entre hombre y mujer.

Luego de la Opinión de la Corte, la Sala IV declaró inconstitucional la prohibición al matrimonio homosexual, sin embargo, otorgó 18 meses a los diputados para emitir nueva legislación. De no hacerlo, cumplido el plazo, la norma que prohíbe el matrimonio entre personas del mismo sexo quedaría sin efecto de manera inmediata. Por esta razón, hay una lista de parejas que hacen la para inscribir su vínculo después de mayo próximo, cuando se cumplan los 18 meses.

Luis Salazar, comisionado presidencial LGBTQ+, manifestó este lunes que los matrimonios realizados posterior a la resolución de la Sala Constitución, han sido presentados ante el Registro Civil y permanecen, con anotaciones al margen, en espera de quedar inscritos después del 27 de mayo. Según él, hay 30 uniones en ese proceso.