“No descansaré hasta que se haga justicia”

Fuente:

 Exfiscal subrogante Berenice Smith

 

Después de 2 años y 6 meses en silencio, la exfiscal subrogante del Ministerio Público, Berenice Smith, rompió el silencio y decidió hablar con DIARIO EXTRA, pese a su quebranto de salud.


 
A la exfuncionaria, quien era la mano derecha del exfiscal general Jorge Chavarría, se le cuestiona por supuestamente eliminar el nombre del alcalde de San José, Johnny Araya de un expediente por una causa judicial que se le sigue al funcionario.

El tema desembocó en una suspensión entre el 6 de mayo y el 5 de agosto de 2019, tras la solicitud expresa de la fiscala general Emilia Navas.

Por ese caso también se tramitó una causa por el presunto delito de tráfico de influencias, donde además de Smith y Araya se investiga al exmagistrado Celso Gamboa.

El ministerio Público confirmó hoy el despido de Smith, luego de que el 31 de agosto del 2018 el Tribunal de la inspección Judicial solicitó la revocatoria del nombramiento. La exfuncionaria interpuso un recurso en procura de recuperar su puesto.

 

¿Por qué se abre a DIARIO EXTRA después de guardar silencio durante varios años?

-No he contestado llamadas de otros medios, no he cruzado palabra con ningún periodista. He leído DIARIO EXTRA y me parece que ha mantenido la objetividad, por eso estoy hablando con usted, otros han mentido.

¿Qué opina sobre la resolución de la fiscal general?

-Realmente no me sorprende. Es una causa en la que ella y había adelantado criterio cuando formuló acusación penal en mi contra y de dos personas. En estos hechos no tengo nada que ver, cómo así lo apreció la Comisión de Relaciones Laborales del Poder Judicial y cómo así se demostrará en el debate.

¿Es parejo su proceso?

-Evidentemente estoy preocupada y decepcionada por la forma en que se han resuelto mis asuntos, con absoluta parcialidad, sin garantías e incurriendo en graves vicios de procedimiento que violentan mis derechos humanos. Pero después de dos años de sufrir este tipo de vulneraciones, la resolución de Emilia Navas no me sorprende.

¿Se considera perseguida?

-Sufro persecución y acoso laboral por parte de la fiscal general, he soportado todo tipo de vejaciones esperando que en alguna instancia la imparcialidad y la justicia prevalezcan, pero creo que al fin puedo externar mi opinión y posición sobre lo que ha sucedido. En mi caso hay persecución política y mediática sistemática.

¿Se beneficia alguien con su despido?

-Se viene dando una coyuntura aprovechada por fiscales y miembros de otros poderes de la República para beneficiarse en lo personal y en lo profesional. Realmente no creo que sea sólo mi caso el que ha sido instrumentalizado así.

¿Se cometieron violaciones en su proceso?

-He sido fiscal durante 33 años y en el periodo reciente del Ministerio Público he sufrido de primera mano una evidente arbitrariedad, discriminación y afectación a mi imagen por filtración de información sensible a la prensa para manipular los procedimientos. Además, una evidente falta de objetividad, de análisis sustancial y yerros en el análisis de la prueba en este proceso disciplinario.

¿Es manoseado su proceso?

-La resolución está cargada de errores de bulto, injustificables para una fiscal general, cómo lo es que se arrogó la competencia para conocer la apelación sin que se hubiese resuelto por un órgano competente e imparcial la recusación que se planteó contra mí.

¿Debió inhibirse la fiscal general en su caso?

-Se resolvió una excepción de prescripción que era de competencia de otro órgano y con eso violentó el debido proceso dejándome sin posibilidad de recurrir a una segunda instancia, tema por el cual se ha condenado a este país en la Corte Interamericana. Ella debió inhibirse de conocer mi causa disciplinaria porque previamente había formulado una acusación penal en mi contra por los mismos hechos.

¿Existe algún interés?

-Mi caso ha sido fabricado de una manera muy clara por intereses políticos y si se quiere por mi plaza de fiscal adjunta. Por eso mismo tengo la seguridad de que todo saldrá bien en las otras vías jurisdiccionales a las acudiré.

¿Considera que es un atropello?

-No deja de dolerle a uno la instrumentalización de la función pública y de los fiscales, cuya misión no es acusar a ultranza, sino evitar la arbitrariedad y el abuso de poder.

¿Se manipula a la opinión pública con su caso?

-Mi probidad es incuestionable cómo lo saben todos los que me conocen, pese a que se ha manipulado a la ciudadanía para creer lo contrario. Por eso es importante lo que dictaminó la Comisión de Relaciones Laborales del Poder Judicial, que es un órgano permanente e imparcial el cual tiene el Poder Judicial para hacer un control de pesos y contrapesos en la institución.

¿Cómo califica su sanción?

-La fiscal general incumplió su deber de hacer una valoración objetiva y un debido proceso y me sanciona injustamente. La Comisión de Relaciones Laborales expuso en forma clara los errores graves cometidos por la Inspección Judicial.

¿Irá a otras instancias para apelar su despido?

-Sobre la posibilidad de accionar contra estas resoluciones injustas e ilegales, por supuesto que tomaré las acciones que correspondan para defender mis derechos como cualquier costarricense en un Estado democrático de derecho. De igual forma si continúo siendo sometida a procesos donde es clara la parcialidad de los jueces y de sus resoluciones, de ser necesario, acudiré a la vía Interamericana para que sea un Tribunal Internacional el que reivindique mis derechos, mi reputación y mi dignidad como persona.

¿Se siente frustrada?

-Sí, siento una frustración muy grande porque he dedicado más de la mitad de mi vida al Ministerio Público, institución a la que quiero. Tuve también el honor de trabajar en dos organismos internacionales, uno dedicado a la investigación de femicidios y otro contra delitos de corrupción en Guatemala.

¿Alguien se aprovecha de su situación?

-Nunca mi probidad había sido cuestionada hasta después de ser nombrada como fiscal subrogante. Considero que eso es porque pudo haber truncado las aspiraciones de otras personas que han aprovechado para hacerme parte de un show mediático y sacar ventaja cada quien según sus propios intereses.

¿Cómo la afecta esta resolución?

-Soy una mujer de casi 58 años, con hijos incluso todavía en la universidad, con deudas como la mayoría de los costarricenses y cumplí con todos los requisitos para acogerme a mi pensión. No obstante, por una maniobra muy cuestionable pretenden dejarme sin pensión. Esto evidencia el desconocimiento de procedimientos y obviamente me genera perjuicios irreparables.

¿Por qué hace esta lucha?

-Seguiré luchando por mis derechos, pero si le puedo asegurar que tengo la fe de encontrar justicia en la vía jurisdiccional y que no voy a descansar hasta obtenerla así sea en la vía internacional. Lo hago por mí y por todos los compañeros judiciales, los fiscales y los ciudadanos que merecen el respecto de sus derechos fundamentales por parte del Poder Judicial, es decir la casa de la Justicia.