Carlos Alvarado: La única solución es que la Fiscalía examine labor de UPAD

Fuente:

Arma que la “torpeza política” del decreto de la UPAD ha dado para que hablen de “espionaje y escuchas de llamadas”, pero insistirá en gobernar con base en datos y certezas sin importar el costo. Añade que a su gobierno le llaman ‘comunista, nazista, totalitarista y neoliberal’, y que la campaña electoral ya empezó, pero no para su equipo, pues debe estar concentrado en el presente.

Esteban Oviedo. Hace 9 horas

“A este punto, lo único que esclarecerá el verdadero objetivo de lo que queríamos hacer es que la Fiscalía tome la información, investigue y, tiempo después, cuando tal vez ya no sea importante, diga lo que en mi corazón sé”. Con esas palabras se refirió el presidente Carlos Alvarado a la tormenta política que produjo el decreto de creación de la Unidad Presidencial de Análisis de Datos (UPAD), el cual le otorgaba a esta ocina de Casa Presidencial acceso a información confidencial de los habitantes en manos de las instituciones públicas.

En un discurso de casi 40 minutos durante la celebración del Día Nacional de la Empresa Privada, el gobernante admitió que “hubo un error”, una “torpeza política” en el decreto, pero que el objetivo de la UPAD era la eficiencia del sector público con base en la ciencia de datos. Él derogó el decreto el 21 de febrero, cuatro días después de su publicación.

“Lo he reconocido, hubo al menos un error (...). Yo le agradezco a don Miguel Ángel (Rodríguez, expresidente de la República), que hoy lo calicó bien, una torpeza política, yo creo que es el mejor piropo que me han tirado esta semana, una torpeza política, yo lo agradezco, sinceramente, porque eso es lo que es”. “Se ha hablado de espionaje, de escuchas de llamadas, se ha hablado de información confidencial, de todo se ha hablado”, continuó el presidente. “Yo espero que el gobierno pueda seguir haciendo política pública a partir del conocimiento, porque no hacerlo es echar al país 20 años atrás”.

Agregó que, en el siglo XXI, no se puede gobernar ni gerenciar con base en nociones ni en la discrecionalidad, sino en certezas. “Cuando pregunto ¿por qué ese proyecto se construyó aquí y no allá?, no es una historia de maximización de recursos”, lamentó el mandatario. Mencionó que para la preparación de un trabajo conjunto con la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep), presentó un trabajo de datos, el cual consistía en una serie de 30 años de la Encuesta de Hogares para mostrar la fluctuación del empleo por región y por actividad, y le dijeron que era una lástima que ese insumo no se usara para la política pública.

“Nunca se había sistematizado así, usando big data”, dijo Alvarado. El presidente sostuvo que seguirá trabajando “haciendo lo correcto”, con base en hechos, en los dos años que le restan. ‘La campaña electoral ya empezó’ “Nuestro gobierno, por su convicción democrática, ha condenado las actividades en Venezuela y Nicaragua y cualquier otra que sea antidemocrática y de forma vehemente, esos son los hechos, pero lo que se dice es el que el gobierno es comunista, nazista, totalitarista, neoliberal y cualquier otra etiqueta que le quieran agregar”.

“Podemos escoger ser una democracia de debate de titulares y de etiquetas y de descalificaciones, es una elección, libre, de cada quién, cómo debatir, cómo ser una democracia que debate en serio sobre temas.

“La campaña electoral ya inició, pero no para el Gobierno de la República. Si algo he dicho al gabinete, es ‘nosotros no tenemos futuro político, es presente político, y es cada minuto arreglar cada problema que encontremos de Costa Rica sin importar el costo, porque eso es lo que se demanda de nosotros, sin ningún cálculo’. Allá quien quiera iniciar ya su carrera electoral, para eso es la libertad”.

El presidente también lamentó que diputados y medios de comunicación divulgaran que la planilla estatal había aumentado en 37.000 personas con base en una desagregación de la Encuesta Continua de Empleo del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), aunque el dato está muy lejos del que reporta el Sistema Centralizado de Recaudación (Sicere) de la CCSS.

“Días atrás, se publica que el gobierno creció su planilla en 37.000 funcionarios públicos y yo, sin miedo a equivocarme, sé que eso habrá generado alarma en muchas personas, porque van a un medio de comunicación a informarse de la verdad, no a cuestionarlo, a informarse de los hechos (...). Bueno, eso hubiera bajado el desempleo, ciertamente, y hubiera disparado el gasto público. El dato real: 1.500 (personas). Lo que se dice y lo que dicen los hechos”, expuso Alvarado. Argumentó que este gobierno tiene el menor crecimiento en remuneraciones. Adujo que acusan al gobierno de comunista, pero el Ejecutivo le puso freno a los pluses salariales del sector público e impulsó la reestructuración de la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva).

Ante los empresarios, dijo que está pendiente aprobar la ley de flexibilización de jornadas laborales, la reforma al empleo público, la reforma al Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) y facilitar la formalización de miles de trabajadores, sin persecución, aunque a la vez es necesario combatir la competencia desleal del contrabando.

Además, consideró necesario insistir en las reformas anunciadas por el ministro de Hacienda, Rodrigo Chaves, para reducir la deuda pública y bajar el costo de los intereses, pues, en su criterio, no es justo dejarle una hipoteca tan grande a las generaciones que vienen. Enumera hechos en busca de confianza Ante los empresarios en el hotel Intercontinental, Escazú, el presidente enumeró una serie de hechos que, para él, deben fortalecer la confianza del empresariado y de la población en el rumbo del país. A su vez, alabó la labor de la Asamblea Legislativa como indispensable para estos acontecimientos. Dentro de esos hechos, citó la aprobación de la reforma fiscal, así como las leyes de teletrabajo y de educación dual.

Recordó, asimismo, que el Congreso aprobó 13 leyes para el ingreso a la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) en menos de dos años, mientras que el gobierno anterior solo logró aprobar una, la que creó el registro de accionistas. Entre los hechos, también enumeró la reforma para cortar las pensiones de lujo y la que evitará los abusos en las huelgas, al tiempo que se aprobó la reestructuración de Japdeva, reduciendo la planilla de 1.200 a 300 empleados, “indemnizándolos a todos, sin una huelga y sin parar el proceso productivo del Caribe".

Aunado a ese último punto, incluyó la renegociación del contrato de APM Terminals, del megapuerto de Moín, “que vamos a arreglar”, dijo. Añadió que, en obra pública, existe un plan maestro para la ampliación del puerto de Caldera y, en alianza con la empresa privada, se trabaja en las ampliaciones de las vías San José-Cartago y San José-Guápiles, así como en el tren eléctrico de la gran área metropolitana. En términos de nanzas públicas, dijo que el crecimiento real del Presupuesto Nacional es de 0,4% restando intereses.

Admitió que hay un problema estructural de desempleo, por lo que llamó a apoyar el bilingüismo en el sistema educativo, así como el plan de descarbonización. Al tiempo que dijo que la descarbonización es discutible, y para eso estamos en democracia, insistió en que muchos inversionistas hoy se alejan de la economía del carbón y la imagen de Costa Rica, en esa materia, les puede resultar atractiva.