Mala redacción salva de cárcel a exfuncionario

Fuente:

Luego de 10 años de proceso este lunes condenaron a 8 años de prisión a Hugo Jiménez Espinoza y Francisco Ramírez Quesada por el delito de administración fraudulenta, pero en específico por ser quienes quebraron la Cooperativa Coopemex.

 

A pesar de que ahí se encontraba como tercer imputado Carlos Alberto Sánchez Castillo, exdirector del Comité de Vigilancia, fue absuelto ya que, a criterio de Laura Sánchez, jueza que presidió el tribunal, la acusación se encontraba mal redactada.

Sánchez fue el único de 14 imputados que no recibió ninguna sanción puesto que durante el proceso a los 13 restantes los condenaron de diferentes formas.

La jueza brindó la explicación del porqué tomó la determinación junto a sus compañeros.

“Hubo una reunión en el 2002 donde entre varias personas e incluso la gerencia se les explica que el funcionamiento de esta cartera es don Francisco, evidenciado de manera clara que él tenía conocimiento y que estaba totalmente al tanto de lo que estaba ocurriendo”, afirmó.

“En el caso de don Hugo él era quien asentaba los asientos contables que permitían darle esa apariencia de que todo estaba bien en la cooperativa”, añadió.

 

JUSTICIA

 

Rodrigo Araya, representante legal de la cooperativa, manifestó su alegría por el fallo emitido en los Tribunales del I Circuito Judicial de San José.

“Estamos muy satisfechos por la decisión del tribunal por cuanto después de 10 años se hace justicia, se establecen penas de prisión para los responsables, nos parece que estas dos condenas junto con las sentencias de los procesos abreviados junta a cinco personas condenadas por estos hechos”, acotó.

Del total de los sentenciados 8 se sometieron a la suspensión del proceso a prueba, aceptando los cargos, lo cual se traduce en que la mayoría tuvo participación en los delitos que afectaron a miles de costarricenses.

Para la defensa es fundamental que los implicados en efecto vayan a prisión y paguen por lo que hicieron, puesto que ya el tribunal fue claro en el fallo.

 

APELACIÓN

 

En el otro lado de la moneda, los abogados de los imputados dijeron que no van a quedarse de brazos cruzados y de inmediato manifestaron que van a apelar la condena.

Para el defensor de Jiménez, Humberto Méndez, los problemas se generaron en la cartera de Crédito, lo cual llevó a que se generara todo el problema y como tal la quiebra.

“A mi representado se le venía atribuyendo que él había prestado unas cuentas para que la gerencia enviara los documentos con la información falsa a la Sugef, motivo por el cual no lo tienen como un autor sino al haber varias personas como coautor”, indicó.

Los condenados quedaron libre mientras la sentencia adquiere firmeza.